top of page

4 consejos para trabajar desde casa

Asegúrate de tener lo que necesitas para trabajar de forma remota.



Si comienzas a trabajar desde casa o simplemente tienes una posición remota, probablemente estés deseando quedarte en pijama hasta el mediodía. ¡Disfruta eso por el primer día o dos! Pero sí planeas trabajar desde casa durante un período prolongado de tiempo, o de forma permanente, hay algunas maneras de asegurarse de que puedes ser productivo en tu trabajo mientras disfrutas de las ventajas de no tener que ir a la oficina. Lo que funciona mejor para los trabajadores remotos variará de persona a persona. He trabajado remotamente de una forma u otra durante los últimos cinco años y he encontrado una rutina que me funciona, pero puede variar dependiendo de los gustos de cada persona, y eso está bien. Creo que lo más importante para recordar es encontrar lo que te ayuda a mantenerte enfocado, mientras mantienes tu trabajo separado de tu vida "hogareña".


TENER UN ESPACIO DE TRABAJO SEPARADO


Un espacio de trabajo separado no tiene que ser una oficina dedicada con una puerta que se cierra (que a menudo no es una opción en espacios habitables más pequeños). Debe ser un área que te prepare mentalmente para el modo de trabajo, ya sea una habitación separada, un pequeño escritorio en una esquina de la sala de estar o una computadora portátil al final de la mesa de la cocina. Idealmente, sería un lugar en el que no vayas a relajarte, como tu habitación o el sofá, y un lugar que otros miembros de la casa conozcan que esté esta designado para trabajar y no te molesten. Si crees que eres más productivo con una computadora portátil en el sofá, entonces, por supuesto, ponte cómodo. Puede tomar un poco de prueba y error determinar qué área de tu casa es más propicia para realizar el trabajo.


ESTABLECER UNA RUTINA, INCLUYENDO HORAS NO LABORALES


Esta fue la parte más difícil para mí para adaptarme cuando comencé a trabajar desde casa: con dispositivos que permiten que los jefes y los clientes nos contacten constantemente, puedes terminar trabajando las 24 horas, los 7 días de la semana. Sí puedes, intente comenzar a trabajar a la misma hora todos los días y, si es posible, programa descansos (incluidas las comidas) a la misma hora. También recomendaría no comer en tu área de trabajo (dejando de lado los ocasionales snacks). Aunque para mi en las mañanas es un poco difícil, termino desayunando mientras trabajo, algo que definitivamente tengo que mejorar y darme mi tiempo antes de sentarme a trabajar. Idealmente, debes tratar de pasar un tiempo al aire libre una vez al día, tomar un café o pasear al perro, para que no te vuelvas loco. Trabajar de forma remota puede sentirse aislado a veces, así que como parte de tu rutina, intente interactuar regularmente con tus compañeros de trabajo. Chatear a través de aplicaciones de mensajería como Slack (incluso solo decir "¡Hola!" Cuando inicia sesión en la mañana) y celebrar reuniones a través de Zoom u otra aplicación de video son dos formas rápidas y fáciles de mantenerse al día. Independientemente de cómo te conectes, no permitas que el correo electrónico sea la única forma de interactuar con tus compañeros. Finalmente, y esta es la regla que se infringe con mayor frecuencia, trata de terminar él trabajo a la misma hora todos los días. Obviamente, habrá momentos en que un plazo o proyecto tardío necesite atención fuera del horario de atención. Pero en la mayoría de las situaciones, un correo electrónico de trabajo a las 10 p.m. puede esperar hasta la mañana siguiente para recibir una respuesta. VISTETE COMO SI FUERAS A IR A LA OFICINA


Mira, uno de los principales beneficios de trabajar desde casa es que puedes usar lo que quieras. Esto es cierto, y algunos días, especialmente si hace mal tiempo o no te sientes al 100 por ciento, disfruta un poco y usa sudaderas y calcetines cómodos. Pero para mantener un sentido de rutina, trate de vestirse y hacerlo a la misma hora todos los días. Esto puede sonar un poco extraño, pero encuentro que, además de los jeans y una camisa cómoda, usar zapatos (en lugar de zapatillas o simplemente calcetines) me ayuda a mantener esa sensación de trabajo versus relajación. No estoy hablando de los zapatos más caros en tu armario; zapatillas de deporte, chanclas u otro calzado cómodo están bien.

CONOCE TU CUERPO


Compré una buena silla de escritorio cuando comencé a trabajar desde casa, y es posible que sea un gasto que valga la pena; es difícil trabajar si te molesta la espalda o no te sientes cómodo. Definitivamente, toma tiempo para levantarte y alejarte de tu escritorio a intervalos regulares para estirar las piernas (soy fanática de los descansos regulares para hacer algunos saludos al sol o estiramientos básicos) y asegúrate de que tu área de trabajo esté bien iluminada para que no se esfuercen tus ojos. La Academia Estadounidense de Oftalmología recomienda la regla 20-20-20: cada 20 minutos apartar la mirada de su pantalla y enfocar sus ojos en algo a 20 pies de distancia durante 20 segundos.

Espero que estos cuatro consejos básicos te ayuden a tener una rutina de trabajo más eficiente y sin distracciones. Recuerda, escucha a tu cuerpo cuando estes cansado y crea una rutina para que no trabajes todo el día, los 7 días de la semana.


Si tienes más preguntas ¡No dudes en contactarme!

1741 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page